7 principios que te ayudarán a transmitir (correctamente) tu mensaje

Una buena idea mal expresada no sirve para nada. Como emisores de un mensaje, no sólo debemos asegurarnos de adaptar nuestro lenguaje al receptor, sino también debemos ser capaces de captar su atención.

Estos son los siete elementos que te ayudarán a transmitir correctamente tu mensaje:

Relevancia: crear el mensaje apropiado a las condiciones del auditorio concreto en cada momento. Para que un receptor comprenda correctamente el mensaje recibido, debe ser capaz de relacionar el contenido con sus conocimientos previos
Sencillez: si tenemos que explicar nuestras palabras es que no nos hemos expresado bien y, por lo tanto, corremos el riesgo de que sean malinterpretadas. Una vez publicadas en un periódico, el daño ya está hecho (incluso aunque se pida una rectificación). Es decir, necesitamos:
Definición: definir los conceptos de forma clara antes de desarrollar las ideas. Incluso las palabras simples pueden no ser claras si no se concretan en su plenitud. Los términos excepcionales necesitan ser definidos y explicados antes de ser utilizados para que el mensaje del emisor resulte bien transmitido
Estructura: organizar el mensaje en una serie de etapas sucesivas de modo que el receptor lo perciba de forma clara. Siempre hay que tener claro qué quiero transmitir antes de hablar con un periodista. Si sabes qué idea quieres transmitir, podrás estructurarla. Si no, no.
Repetición: redundar en los conceptos clave del mensaje es imprescindible para resaltar la idea central que se quiere comunicar. La repetición es particularmente importante en la comunicación oral, en la que las palabras son pronunciadas solamente una vez, aunque se debe ceñir exclusivamente al núcleo del mensaje.
Comparación y contraste: es esencial para obtener una clara comunicación, pues se comprende mejor a través de la comparación de conceptos. Se trata de un recurso que logra identificar los parecidos y ayuda a remarcar las diferencias de dos o más ideas a través del uso de modelos, metáforas, analogías y explicaciones.
Énfasis: es necesario resaltar los aspectos esenciales del mensaje. La comunicación es un fenómeno que tiene un principio y un final, pero no todo el contenido tiene igual importancia. Se tiene que llamar la atención sobre los aspectos esenciales de la información, por lo que deberán ser agudamente enfocados, para no dispersar el mensaje en detalles secundarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Entradas relacionadas

Comienza escribiendo tu búsqueda y pulsa enter para buscar. Presiona ESC para cancelar.

Volver arriba

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies