De dónde vienes, patatas traigo. Ocho claves para no hacer el ridículo en una entrevista

La entrevista es probablemente el género periodístico más “lucido”, pero también se puede convertir en el peor enemigo de quien la concede

Cuando nos sentamos a hablar con un periodista es muy importante que tengamos claro qué le queremos contar, que visualicemos el titular que queremos dar y que manejemos bien la información. Esto significa que respetamos el trabajo del profesional de la información que viene a hablar con nosotros

Para no hacer el cuadro cuando nos vayan a entrevistar, tengamos en cuenta estas ocho claves:

1. Llega con tiempo. Y preparado. Sé lo más cercano posible. Mira a los ojos y ten sentido del humor. Intenta disfrutar de la entrevista

2. Utiliza cada oportunidad para transmitir tu mensaje clave

3. La importancia de las historias humanas: nos sirven para transmitir los mensajes secundarios. Es también importante llevar preparadas las cifras previsibles para la entrevista

4. “De dónde vienes, patatas traigo”: no cambies de tema. Responde a lo que se te pregunta

5. Tómate tu tiempo para reflexionar las respuestas. Nunca mientas. Es más interesante decir “no tengo ese dato conmigo en este momento; si me lo permite se lo enviaré hoy mismo desde mi oficina”

6. Escucha. Y contesta todas las preguntas. Responde de forma positiva, y trata de convertir las preguntas negativas en afirmaciones positivas. No interrumpas ni por supuesto riñas o indiques al periodista cómo tiene que hacer su trabajo

7. No hables sin descanso, los nervios te pueden jugar una mala pasada

8. Lleva preparados los titulares, y no pierdas de vista que el objetivo es que el periodista perciba que tus titulares son también los suyos

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *