Mad Women: tampoco hemos cambiado tanto

mad-men

Mad Men retrata el despertar social estadounidense desde los sesenta a los setenta. Una época y un lugar que muchos idolatramos y hacia la que nos sentimos atraídos. Con luces y sombras, Mad Men describe a través de sus siete magníficas temporadas las luchas y los fantasmas que todos llevamos dentro. La soledad, el éxito, el fracaso, el racismo, el machismo… Os dejo algunas reflexiones sobre una serie icónica, completa,memorable.

Empezando por el nombre de la serie: Mad Men. Probablemente cada persona hace su propia lectura, y ésta es la mía. A pesar del título, Mad Men habla sobre la lucha de las mujeres para conseguir la igualdad, y sobre todo lo que tienen que dejar por el camino. Sí, los personajes masculinos son carismáticos, pero todos ellos son ganadores a su manera. ¿Y qué pasa con ellas?

JOANIE

joanieLa pelirroja más atractiva que ha dado la televisión se enfrenta a un gran drama: su belleza juega en su contra. Y, como la gran virtud de esta serie es que no podemos idealizar a ningún personaje porque todos ellos son muy humanos, Joanie utiliza este arma en numerosas ocasiones a su favor. Es guapa, inteligente y tiene clase, y por  todo ello se granjea el odio de sus compañeras y debe pelear cada centímetro del respeto que consigue que le profesen los hombres.

BETTIE

betty La mujer de hielo, la esposa y madre incomprendida. Intransigente al principio, reflexiva y tolerante al final. Renuncia a sus sueños para ser madre y compañera, pero su forma de ver el mundo -que por fuerza va evolucionando a medida que pasan las temporadas- le produce una infelicidad profunda. Su personalidad está fraguada en los fogones de una educación estricta y conservadora, pero la vida, como un camión, le pasa por encima y su pragmatismo la convierte en una superviviente.

PEGGY

peggyEl patito feo de la oficina lucha con uñas y dientes por hacerse un nombre en el mundo de la publicidad. Su valentía es la metáfora de cómo las mujeres han pasado de ser amas de casa a ser ejecutivas, y de lo que han tenido que dejar por el camino. Para triunfar en un su profesión , Peggy renuncia al amor, a la maternidad y a disfrutar de su tiempo libre. Quizá eso la hace feliz pero, ¿por qué tiene que elegir?.

Ellos fuman y beben como si se fuera a acabar el mundo, y ellas hacen lo propio para intentar integrarse. Y aún con todo, me parece que ellas son más valientes y tienen más mérito. Desde los años 60 hasta ahora, ¿hemos cambiado tanto?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *