Nuevos géneros periodísticos 2.0

Rescato de una estantería uno de los clásicos básicos de los periodistas de mi generación: El estilo del periodista, de Álex Grijelmo. Observo que sus 598 páginas no me impidieron en su día no sólo leerlo, sino también subrayarlo, y recuerdo además ojeándolo que fue una lectura amena y bastante clarificadora. En el texto, Grijelmo dividió los géneros periodísticos según la mayor o menor subjetividad del periodista en ellos. A día de hoy, ¿sigue vigente este modelo?

En los últimos meses hemos visto formatos como el falso documental #OperacionPalace de Jordi Évole. También observamos en Internet que cada vez son más los ciudadanos quienes, a través de las redes sociales, toman la palabra y se convierten en narradores de la realidad que están viviendo. Todo esto afecta, por supuesto, a los géneros periodísticos.

Cuando leemos la prensa en Internet, observamos que las nuevas herramientas amplían las posibilidades de los géneros clásicos del periodismo. Así, por ejemplo, los hipervínculos, la posibilidad de añadir archivos de audio o vídeo y la posibilidad de interactuar con los lectores de forma prácticamente inmediata mejoran de forma exponencial la información que el profesional ofrece al lector.

Como resultado de la combinación de varios géneros periodísticos clásicos con el uso de las nuevas herramientas que nos permite internet, asistimos al nacimiento de nuevos géneros 2.0:

– Las infografías

– Los podcasts

– Los blogs periodísticos, definidos por profesionales de la información de la talla de Juan Varela  (por cierto en su propio blog)  como «el     mayor asalto a los medios de comunicación que se ha conocido»

– Herramientas como  hangout de google +  o storify que constituyen en sí mismas una revolución a la hora de trabajar y ofrecer la información

– La twittervista 

También podríamos nombrar otros formatos como los monográficos multimedia, o los «breaking news» o noticias de última hora que cualquier diario digital incluye en su portada cuando la actualidad así lo requiere.

Un lector cada vez más cualificado exige  una información veraz y elaborada. Cambian las herramientas, el periodismo permanece.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Entradas relacionadas

Comienza escribiendo tu búsqueda y pulsa enter para buscar. Presiona ESC para cancelar.

Volver arriba

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies